domingo, 16 de junio de 2019

La memoria de la porcelana, una historia manchada de sangre.


Hubo una fábrica de porcelana en Alemania, que pasó a manos de la SS a través de la expropiación y convertida en campo de concentración desde el 22 de marzo de 1933 hasta su liberación el 29 de abril de 1945. El campo de concentración Dachau, proporcionó la mano de obra esclava para la fábrica de porcelana “Porzellan Manufaktur Allach”.

“Fue escenario de castigos tremendamente crueles y fue modelo del sistema de campos, ordenado y eficaz. Su gestor principal, Theodor Eicke, nombrado por Heinrich Himmler, fué el responsable de que los prisioneros fueran considerados como enemigos infrahumanos del Estado y del especial tratamiento, en forma de castigos aniquiladores desde el punto de vista físico y psicológico. En Dachau se realizaron también cientos de experimentos médicos ilegales e inhumanos.”

La porcelana producida y sellada con la marca de la SS Allach, se consumían para agasajar y premiar a ciertos personajes, para fomentar el misticismo particular expropiado y alterado de este régimen entre el pueblo alemán, además de fuente de riqueza y ganancias para el mismo régimen.

Hoy, las piezas marcadas con las runas entrelazadas de las SS, alcanzan precios muy elevados en el mercado del coleccionismo de arte, antigüedades y militaría. El hecho de que estas piezas estén el mercado sigue fomentando la imagen de la porcelana como símbolo de poder y vanidad, alcanzando miles de euros, precio que el sistema otorga a unas piezas que la historia que las envuelve es inhumana y que esta manchada de sangre y dolor. Lo que contribuye a que este material siga siendo entendido e interpretado como símbolo de poder en prácticamente toda la historia y evolución de esta materia.

Todas las personas que nos adentramos a trabajar la porcelana, debemos ser conscientes de lo que esta materia encierra, es un material que llega a obsesionarte, a pretender superarte a ti misma a través de ella y llegar a conseguir piezas en forma de retos, que es la propia materia la que los supera. El cuidado y habilidad riguroso y requerido para poder sacar del horno piezas enteras, la capacidad que tiene de soportar elevadas temperaturas, su resistencia y sublime calidad , su extrema sensibilidad y su memoria hace que podamos sanarla y repararla , aunque no exista suficiente oro para subsanar las heridas de su historia.

















lunes, 25 de marzo de 2019

MIRAR A LOS OJOS A LA ULTIMA CANTARERA VIVA

Cómo te quedas cuando sabes que estás mirando a los ojos a la última cantarera viva, y sentir la emoción mutua, de alfarera a alfarera, cómo aguantas el tipo al ver la sobrecogedora entrega que abarca toda una vida, ver toda la producción apilada, una producción de años y años cocida en un horno árabe de leña, ver la montaña de barro en perfecto estado para seguir trabajando, para seguir produciendo cántaros, con esas manos y brazos incansables en un torno de pie, que ya fue de su madre.

Que la fuerza de las cantareras, las que ya no están, y la fuerza de la que todavía está, nos alimente, para seguir torneando y amasando el barro.

Alfareras, cantareras, ceramistas en todas sus vertientes, las de antes y las de ahora, que seáis reconocidas, que estéis presentes en mesas redondas, en toma de decisiones, en posicionamientos, en debates, que se cuente con vosotras para mostrar respeto, reconocimiento y honor, que vuestra historia sea contada, que ocupéis museos, galerías, estudios, documentales, libros, que no desaparezca vuestra sabiduría, que os tengamos como referente en cada jornada de trabajo en nuestros talleres, en cada escuela, en cada evento, en cada conversación, que seáis la inspiración y el aliento de seguir adelante para la siguiente generación.

Que la exigencia a lxs alfarerxs y ceramistas actuales, de adaptarse al S.XXI empiece por el reconocimiento total de vuestra presencia y os otorguemos la justa importancia a vosotras, mujeres sustentadoras de un oficio y de un legado cultural e identitario.

Patricia Varea Milan

Fotografia, ojo y lente para la labor de recuperar historia y memoria del complice Raul Perez.








martes, 26 de febrero de 2019

NENDO



Exposición Nendo, organizada por L'Escola d'Art i Superior en Ceràmica de Manises y el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias "González Martí" del 21 de febrero al 14 de abril 2019.

No hay nada que me inspire más que romper la norma, los esquemas establecidos, ideas preconcebidas, precisamente en la cerámica y en la alfarería, alterar el orden,  cruzar los límites. Esas decisiones que tomas respecto al material que vas a usar, que tipo de pastas, te las preparas tu misma, a que temperatura vas a cocer... Esas respuestas, son las que te ayudan a cruzar esos límites de lo entendido y aceptado, cambiar el esquema desordenando los pasos a seguir para construir cualquier tipo de pieza, donde la funcionalidad del objeto es la premisa y el cumplimiento de la calidad técnica cerámica el reto.

La gestación de la exposición NENDO ha sido uno de los procesos de maduración cerámica más fuertes a los que me he sometido, los compañeros Takashi Matsuo y Pascual Timor Hermano han supuesto un ambiente de confianza, de apoyo, de profesionalidad. Una rueda que ha ido girando hasta conformar esta exposición, al igual que gira un torno de alfarería, desde las esculturas de Takashi y sus peces, hasta la mirada de Pascual cuando atraviesa su lente.


Piezas: Takashi Matsuo , Patricia Varea Milan
Imagen: Pascual Timor Hermano